La pregunta de GTD para ganar paz mental
Sin categoría

La pregunta de GTD para ganar paz mental

Una de las cosas que más choca cuando implementamos GTD es la primera pregunta del paso de aclarar. Cuando cogemos una captura y tenemos que preguntarnos ¿qué es?, muchas veces nos quedamos sin respuesta. 

En los cursos, cuando llegamos al ejercicio de aclarar y pides un voluntario, es muy habitual que la persona te diga su captura y seguidamente añada: «sí, requiere acción». 

Por eso es necesario parar y pedir que sigan el workflow, que se pregunten ¿qué es esto exactamente? ¿Que significa para mí? Porque para saber si algo requiere acción o no, incluso aunque parezca a primera vista que sí, tenemos que hacernos esta pregunta. 

Y ahora más que nunca. Es normal que se nos escape o que la contestemos simplemente para salir del paso. Que nos parezca un simple trámite para llegar a lo importante, al hacer. 

Y se nos olvida que muchísimas veces, el valor no está en lo que hacemos sino en lo que pensamos. El valor añadido es poder pensar fuera de la caja, el aplicar nuestro conocimiento a lo que hacemos. Si no tenemos claro qué hacemos, muchas veces hay muy poca diferencia entre nosotros y una máquina. 

Y da pereza, lo entiendo. Porque pararnos a pensar qué significa algo para nosotros puede conllevar darnos cuenta de una horrible realidad. Que es algo que nos da igual. Pero también puede llevarnos a una maravillosa situación, y es que no nos da tanto igual. 

Pongo ejemplos prácticos. Por ejemplo, me llega un email de uno de mis profesores de universidad que nos pide que hagamos un ensayo para finales de mes. ¿Parece fácil no? Siguiente acción: hacer una lista de toda la bibliografía relevante. Proyecto: entregar el ensayo para la asignatura x. 

Y eso se queda en tus listas. Tu mente se distrae cada vez que te pones a hacer cosas. Estamos preocupados por la realidad que nos rodea, nos cuesta concentrarnos y de repente nos damos cuenta de que nunca conseguimos tiempo para hacer esa siguiente acción que está en nuestras listas.

Llega la segunda revisión semanal consecutiva en la que ves esa acción intacta y te das cuenta, de que a lo mejor no la has aclarado bien. Así que vuelves a empezar, pero esta vez te preguntas ¿qué es? «una cosa que tengo que hacer para clase». Okay, vale, podríamos dejarlo aquí. Pero ¿qué pasa si tiro más del hilo? «Es un ensayo para una de mis asignaturas favoritas de la carrera, en la que creo que tengo posibilidades de sacar buena nota, el profesor habló de la importancia de esta entrega en concreto, y es el momento de causar una buena primera impresión».

Y cómo has formulado tu siguiente acción no cambia, pero el nombre del proyecto sí: «Sacar notaza en la entrega del ensayo de la asignatura x». 

Y te pones a ejecutar cuando acabas la revisión semanal, y de repente, después de semanas, dejas de procrastinar esa siguiente acción, porque te das cuenta de que para ti, esto es lo que más sentido tiene hacer en este momento. 

Pero puede pasar todo lo contrario. Poneos en la misma situación pero cuando nos preguntamos qué es, la respuesta es «una cosa que tengo que hacer para clase, una de las miles de entregas que tengo que hacer para esta asignatura, que no cuenta para nota, y una compañera me dijo que tenía unos apuntes del año pasado que podían ayudarme». 

Y tus siguientes acciones se reformulan, y deja de ser pertinente hacer un ensayo original, que deje al profesor sin aire, sino que pasa a ser un simple trámite más de esa asignatura y que prefieres dedicar, tu tiempo, tu atención y tu energía a cosas que son más relevantes para ti. 

Esto puede ser duro, pero si tenemos más trabajo que tiempo, es necesario que seamos sinceros con la pregunta de «qué es», que nos enfrentemos al trabajo con un conocimiento real de lo que es nuestro mundo. GTD sin esta pregunta puede ser muy potente, es cierto. Pero ir a tus listas, enfrentarte a tu trabajo desde la certeza de que sabes exactamente qué haces y para qué lo haces, y cómo está alineado con tus horizontes de enfoque, es de las cosas que más tranquilidad nos puede aportar. Y ahora mismo, con los tiempo que corren, yo personalmente no pienso renunciar ni un poquito a todo lo que me aporte paz mental.

¿qué es?

Ir al contenido